Posteado por: ezne | enero 29, 2010

Caducidad

Nunca se nos prepara para un final, da igual si es un curso de cocina, una relación o un trabajo. Nunca estamos realmente preparados, porque por mucho que sepamos que un día el final llega, estamos tan ocupados en realizar ese movimiento para llegar al final que cuando lo tenemos delante es casi una sorpresa.

Quizá no se me entienda porque no creo en las promesas, o porque creo que las cosas tienen caducidad, pero visto empíricamente, Nunca tenemos la certeza de poder cumplir una promesa, y las cosas, por el mero hecho de provenir de la condición humana… son caducas.

Y nadie nos prepara para la última reacción. Para el último acto de la función que representemos, nadie nos prepara para la incertidumbre, para la pena, para sentir que se ha cerrado de golpe una etapa y que la que se abre ante ti sólo lleva la palabra “nueva” sin más garantías, sin un aval que responda por ti…Y esa sensación es asfixiante, porque por muchas veces que se viva, nunca es lo suficientemente nítida, es una sensación que te descoloca, que te deja realmente en bragas ante la situación.

Así que cuando eres experta entre las expertas en derrumbes, sabes que por la misma inercia volverás a construir tu castillo de arena… seguramente hasta la próxima marea, pero saberlo, saber que las cosas nuevas dan miedo, mucho más miedo que las mullidas y cómodas rutinas, no implica que no sientas que te has quedado inmóvil, que te mueres de pena y que añoras esa misma mullida, cómoda rutina que acabas de perder.

Porque nunca estamos realmente preparados para una meta. Ni para un nuevo pistoletazo de salida, supongo que de ahí a que nos adviertan si estamos preparados… Aunque realmente nunca lo estemos del todo.

Y el caos.

Siempre el caos como compañero de viaje.

Anuncios

Responses

  1. Lo pienso imprimir.
    Colocar en la puerta de mi cuarto.
    Leer cada día mientras me visto y pienso en mi nuevo día, en mi nueva etapa, en mi nueva meta.
    Pero qué bien escribes, criaturica 😉

  2. Por suerte,después de un final siempre hay un principio,yo prefiero verlo asi en lugar de a la inversa,creo que de ese modo me ayudo a no volverme a meter en un agujero.Ciertamente,la vida es caótica.Yo odio las promesas,prefiero que no me las hagan si no piensan cumplirlas.Un beso

  3. Creo que te entiendo perfectamente… Yo también creo que todo tiene fecha de caducidad y de que, por muy mal que se esté siempre se puede empezar de nuevo 🙂

    Un besazooo

  4. Muy buen texto! todo cierto, por eso nunca prometo nada (para que engañar a la gente, cuando ni siquiera uno sabe si va a poder cumplir lo que promete), por eso aprendí a pensar en el futuro lo menos posible y a disfrutar del presente, porque las expectativas hacen que las cosas no se disfruten como deberian (y esto lo he estudiado xD), aunque a pesar de todo siempre hay que tener al menos una meta en mente, algo que te motive a seguir, algo que puedas ir cambiando según los acontecimientos pero que sepas que algún día lograrás.

    Ya sabes “The show must go on…” (always)
    Un besote!!

  5. He escrito, reescrito, borrado y vuelto a escribir este comentario un montón de veces. En fin …

    Los finales siempre son difíciles, y se tiende a mirar hacia el futuro con miedo y desconfianza. Si no fuera así, no seríamos humanos.

    Pero piensa que aunque ahora estés jodida, dentro de un tiempo (días, semanas … ) verás las cosas de distinta manera, con más optimismo. Eres una tía inteligente y sabrás salir adelante.

    En este caso lo único que se puede hacer es esperar. Que pase el tiempo y deje de angustiar. Vale, son muchas cosas vividas, pero se podrán convertir en buenos recuerdos de tiempos pasados.

    Es duro. Te comprendo más de lo que crees (algún día te contaré …). Ahora simplemente deja que pase.

    Siempre hay como un pequeño ritual en torno a los finales. Primero se sufre, luego se recuerda, después llega la melanconlía, más tarde la aceptación y por último el olvido (olvido, entre comillas … porque nunca se olvida).

    A esperar … y a que pase.

    Si necesitas algo … ya sabes …

    Un abrazo, guapa.

  6. A veces es mejor un final rápido que continuar con una historia que no lleva a ninguna parte. Piensa que es una nueva oportunidad para encontrar algo mejor. Besos.

  7. que te puedo contar del caos pequeña??????

    solo que me ha gustao este post y que, sin que sirva de precedente, comparto tu visión, ^^

    a principios de abril vuelvo por tus tierras.

    MUAAAKS

  8. Juraría que te había dejado un comentario…ains, mis neuronas chafás…
    Se lo he mandado a varias personas. Es para imprimirlo y tenerlo a la vista, recordar lo que pone. Te ha quedado genial 😉

  9. ¡¡Miercoleeeeees!!

    ¿andas por ahí?

    Bájate, que la máma Morticia ha dicho que está ya la comida!!! que como no vayas pronto te va a dar una guantá del cagalse!!! (Con la mano esa que anda sola)

    XDDDDDDDDDDDDDDDDD

  10. Pues no, nunca estamos preparados, al menos yo creo que en mi vida me he sentido realmente preparada para algo. Supongo que simplemente me dejo arrastrar y me convenzo de que algún día acabaré en el lugar en que el viento haya decidido dejarme.

    Estoy bien? Sí, aunque voy necesitando terapia telefónica de ésa que tú sabes.

    Un besote gordo

  11. Bueno niña, tienes toda la razón, yo por eso como sé que cuando llegue el final de lo que sea, lo pasaré mal, me dedico a intentar vivir lo que hoy tengo y a disfrutarlo al máximo, en todas las facetas de mi vida. Un beso


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: